N° 0179 - Circa 1910 Escuela Normal

n0179circa1910escuelanormal.jpg

Por ser muy extenso este texto se divide en las fotografías 0179 y 0180. Esquina Sur-Oeste de Supremo Entrerriano y Galarza. Alumnos de la Escuela Normal cuando funcionaba en este edificio. El nacimiento de esta Escuela se debe a un acuerdo celebrado a mediados de 1869 entre el entonces presidente de la Nación Domingo Faustino Sarmiento y el Gobernador de la Provincia de Entre Ríos, Don Justo José de Urquiza. De esta manera el 17 de marzo de 1873 se inicia la misión de contribuir a formar maestros en la Escuela Normal de Preceptores de Concepción del Uruguay. En esta fecha también asumen sus autoridades; entre ellas su Directora la Sra. Clementina Comte de Alió que ocupó el cargo por 26 años y tuvo la responsabilidad de organizar los primeros pasos de la escuela. Clementina no era nativa de nuestra provincia pero su actividad tuvo mucho que ver con el progreso de nuestra ciudad. Nacida el 4 de Enero de 1830, en Nimes, Francia, llega a nuestro país en 1869 en compañía de sus tíos, los esposos Cambaceres. Clementina contaba con amplios conocimientos ya que había estudiado hasta los 18 años en uno de los mejores colegios de su ciudad natal. En Buenos Aires conoce al Dr. Agustín Mariano Alió periodista republicano español, con quien contrae matrimonio. En el año 1871, el Dr. Alió fue designado Rector del Colegio Nacional del Uruguay y por ello ambos se trasladan a nuestra ciudad. Al año siguiente el presidente del Departamento General de Educación de la provincia, el Dr. Ruiz Moreno, tiene a cargo la designación de la Directora de la Escuela Normal de Preceptores de Concepción del Uruguay. Sin embargo Clementina rechazaba el puesto tal vez por modestia. En enero de 1873 Ruiz Moreno se dirige al Poder Ejecutivo promoviéndola en el cargo de Directora y a la Señorita Victoria Reigueissen como Vice Directora, recomendando su grado de cultura y conducta moral. Finalmente la Sra. Clementina acepta. Su esposo se convirtió en su apoyo incondicional, siendo Rector del Colegio, la guió en su gestión, se convirtió en su sostén y consejero inseparable y su figura fue la base del afianzamiento de la escuela. El mismo se encargo de la adquisición de todos los muebles y útiles necesarios para la instalación de la escuela, en Buenos Aires. Una vez en marcha la escuela, las alumnas concurrían diariamente a pesar de los prejuicios de la época ya que no se concebía la idea de una Escuela Normal de Mujeres sin internado. Su Directora bregó por la instalación del mismo desde los primeros tiempos, en las estipulaciones del Reglamento Interno (que ella dictó) figuran los preparativos iniciales para el comedor. Se debe destacar también que en los primeros tiempos el dictado de casi todas las asignaturas estuvo a cargo de la Directora y Vice. Mucho debió insistir la Sra. de Alió para que se fueran incorporando nuevos profesores en las distintas cátedras. Es evidente que pese a los obstáculos la Señora Clementina tenía su objetivo preciso, captando las modalidades sociales de la época, se propuso lograr la primera promoción de maestras. Así al finalizar el año, cinco estudiantes aprobaron el curso correspondiente al primer año: Concepción Calvento, Toriba Cuaz, Josefina Díaz, Dolores Ruiz Moreno y Tomasa Sanchez. La satisfacción de la Señora Directora se debía no sólo a que la labor del año haya sido fructífera, sino haber despertado la conciencia de la sociedad de lo que significaba el establecimiento constituyendo sus cimientos sólidamente. Tuvo noción exacta del problema del analfabetismo y trató de llevar la educación a todos los confines. Además intentó formar profesores especializados en materias afines. Si bien solicitó beneficios para el personal docente, siempre fue severa en cuanto a las obligaciones de los mismos. Debemos hacer hincapié también en su participación en el Congreso Pedagógico Internacional en 1882, cuya acertada intervención despertó la admiración del gran propulsor de la enseñanza, Domingo Faustino Sarmiento.

Photo album created with Web Album Generator